diSTRUKTURA / WE from in betWEen

Proyectos Curatoriales / Curatorial Projects
09/2018 / Hestia, Belgrado, Serbia.

English version

We are living in a beautiful wOURld

En 2007 diSTRUKTURA, formado por Milica Milićević (1979) y Milan Bosnic (1969), comenzó un proyecto artístico bajo el nombre We are living in a beautiful wOURld. En él reunían documentos y fotografías ligados a su contexto afectivo más cercano: el de sus amigos exiliados. Un gran número de jóvenes partía en busca de oportunidades y una vida mejor dejando Serbia, un país que desde el inicio de la Guerra de Yugoslavia en 1991, se encontraba en una situación de crisis no sólo política y económica, sino también vital.

Entre 2013 y 2016 su trabajo continuó en Austria, rastreando los caminos de inmigrantes de la ex Yugoslavia en las ciudades en las que se habían establecido. En este proceso, las fotografías de sus amigos y los mails, que se intercambiaban contando su experiencia de adaptación, se transformaron en una investigación de los contextos específicos de emigrantes que trabajaban en el contexto de la cultura en este país. El trabajo documental se amplió también a entrevistas. Recogidas en una serie de videos, en ellas se alternaban los testimonios con los recorridos por los lugares más significativos para sus vidas en sus nuevas ciudades.

Las derivas visuales en las que los artistas formalizaron este proyecto mostraron no sólo esta serie de cartografías subjetivas, sino también un mapa de idas y venidas reflexionando sobre identidad, integración y construcción de la relación con los otros.
Los dibujos de estos lugares, siguiendo el modelo de las psicografías situacionistas, las películas y su acceso a través de códigos QR se expusieron por primera vez en 2013 en la Akademie Graz, en Graz, extendiéndose también la muestra al espacio público al colocar dichos códigos en las localizaciones a los que se referían. A fines de 2016 ampliaron el proyecto y lo mostraron como una instalación en las salas del KunstaHalle, también en Graz, ya como muestra individual. Ya en abril de 2015, una versión como instalación fue parte de la muestra colectiva Wonder Lab en el Museo de Arte Contemporáneo Vojvodina de Novi Sad, Serbia. Finalmente, We are living in a beautiful wOURld se presentó en mayo de 2018 en la Galería de Arte Contemporáneo de Subotica, Serbia.

diSTRUKTURA ha continuado la investigación en otro contexto, invitados por Hestia Belgrade: la migración de artistas, intelectuales y otros agentes del capital cognitivo latinoamericano a las ciudades de Madrid y Barcelona, en España. Esta inversión de dirección, de Este al Oeste –de Bosnia a Austria- pasa ahora a ser un tránsito del Oeste al Este –de América del Sur a España-, nos permite pensar en estos caminos, en estas líneas de derivas en relación a nuestras identidades y afectos, y, sobre todo, en los procesos de establecimientos de modelos de vida en el contexto actual de la globalización del capitalismo post industrial (1). Estos tránsitos no son casuales. Remiten a un pasado colonial e imperialista, pero también a una realidad pos-colonial, en el que se encuentran los territorios del llamado Sur Global. Un concepto geopolítico que refleja las realidades y similitudes, pero también las oportunidades y desafíos que unen a las regiones de América Latina y el Este Europeo, junto con Asia y Oriente Medio.

Cartografías históricas: movimientos migratorios del colonialismo y del neo-colonialismo

No estamos tan lejos. Los 12.620 km que separan físicamente Santiago de Chile, la ciudad de origen más lejana de este proyecto, y Belgrado se pueden enlazar en el tiempo por conquistas que para nada son distantes. Desde un punto de vista materialista, se vinculan con movimientos y estrategias de poder que buscan un mismo fin: el control del territorio y de su capacidad productiva y de consumo, así como su geografía estratégica, para conservar el dominio económico.

En la modernidad existía un apellido que reunía este poder: los Habsburgo. Es el linaje al que pertenecían los reyes del Imperio Español que organizaron el dominio de la recién conquistada América (desde Carlos V). Es también el nombre de los regentes del Sacro Imperio Romano Germánico primero e Imperio Austro-húngaro después, figuras clave de las vicisitudes del centro europeo y su lucha por el Oriente. Su historia, bajo la bandera del progreso, no puede desvincularse de las batallas, masacres, y movimientos de población de gran parte del mundo desde el siglo XVI. Los procesos románticos de emancipación y nacionalismo que se produjeron en el siglo XIX se levantaron contra las estructuras que ellos crearon (en el caso de España, contra la estructura que heredaron los Borbones desde 1700).

De este modo, se puede realizar una cronología de los intereses económicos de control de las fuentes de riqueza, de producción y de consumo –disfrazados con diversas máscaras de independencia, nacionalismo, religiosidad o expansión de modelos democráticos– como motivación de los estados, viejos y nuevos, de las revoluciones de las élites, hasta la expansión soviética, las diferentes olas de emigración europea producidas en torno a la Primera y Segunda Guerra Mundial, el control colonial económico europeo y estadounidense, las políticas de pacificación europeísta en los Balcanes o del desembarco de corporaciones españolas en América Latina.

Se podría decir que, hoy en día, todavía nos movemos en tránsitos coloniales, a pesar de la aparente sensación de movilidad y libertad que daría el trabajo inmaterial, donde la metrópolis, ahora desterritorializada, es el capital. Son los tránsitos que se inician para conquistar nuevos mundos (mercados) desde los centros a las periferias. O como en el caso de los ejemplos de este proyecto, los producidos por la búsqueda de oportunidades desde las regiones periféricas y/o coloniales, vapuleadas históricamente y con condiciones de vida no igualitarias y/o violentas. De este modo, no cesa el flujo hacia las antiguas metrópolis, aún privilegiadas en sus estructuras político-económicas.

La ciudad como escenario

Si existe un escenario común a todos los protagonistas de esta larga historia, tendría la morfología de la ciudad moderna.

Visualicemos.

Belgrado con su herencia del modelo ilustrado francés y palaciego austriaco, mezclado con los vestigios de un pasado otomano y del modelo de progreso comunista. Ahora ve crecer rascacielos construidos por inversores de Oriente Medio, mientras todavía quedan marcas de los bombardeos de la OTAN en el 1999. Se estima que unos 12.000 jóvenes dejan cada año el país, situándose el penúltimo de la lista que mide la “capacidad de retener talento”(2). En 2011 Naciones Unidas cifraba en 313.411 la emigración serbia, residiendo el 22% en Austria (3).

Graz fue la residencia de los Habsburgo entre los siglos XIV y XVII. Ocupada por Napoleón, bombardeada durante la Segunda Guerra Mundial, todavía conserva la estampa barroca de sus palacios e iglesias. Actualmente es conocida por su universidad y los festivales culturales, que han dotado a las ciudad de nuevas infraestructuras como el Murisenl, un auditorio situado en medio del río Mur. Alrededor de un 7% de su población proviene de países de la ex Yugoslavia (4).

Madrid, capital del reino y sede del poder político, metrópoli colonizadora. Su condición de corte y/o capital la ha hecho receptora de personas de todo el mundo. Se puede rastrear su crecimiento institucional y económico en el centro histórico de palacios, plazas e iglesias. Desde principios del siglo pasado fue reformada, ampliándose en avenidas sucesivas en las que se han ido instalando las grandes corporaciones y bancos. Desde los años sesenta del siglo XX surgieron a su alrededor nuevos barrios anónimos de bloques anodinos, que recibieron las diferentes olas de migración. En 2018 el 43% de la población inmigrante en la ciudad de Madrid es de origen latinoamericano (5).

Barcelona es símbolo de la ciudad marca, espectacular en su imagen y en el crecimiento de la industria turística, que ha convertido su centro en un gran parque de diversiones culturales. Varios de los grandes emblemas de esta situación son las arquitecturas modernistas de principios del siglo XX. Edificios levantados gracias al crecimiento industrial y el comercio desarrollado con las antiguas colonias. En la segunda mitad del siglo XX continuó su desarrollo, creciendo gracias al aluvión de migración interna y a los planes urbanísticos e inmobiliarios desarrollados en torno a las Olimpiadas de 1992. Hoy en día más de 92.000 personas de origen latinoamericano están dados de alta en su censo (6).

España implantó un modelo específico de urbanismo en sus colonias americanas. Muchos de sus centros históricos conservan esta misma distribución en retícula ortogonal, con una plaza mayor central donde se sitúan la iglesia y la sede del gobierno. En el siglo XIX, con la proclamación consecutiva de independencias entre 1811 y 1898, la mayoría de los nuevos gobiernos ilustrados construyeron palacios de gobierno en las capitales, y siguiendo las tendencias modernizadoras, abrieron nuevas avenidas y habilitaron ministerios, hospitales, academias, teatros y museos. Si nos fijamos en las ciudades de origen de los entrevistados en el proyecto de diSTRUKTURA, se puede ver esta evolución en Santiago de Chile, Bogotá, Quito, San José, y especialmente en Buenos Aires, que hasta la década de 1940 vivió una gran opulencia que revertió en la fastuosidad de la ciudad. En las sucesivas décadas del siglo XX, destacaron una serie de proyectos desarrollistas, que se concretizaron en arquitecturas que seguían el estilo internacional racionalista. Brasilia es el caso más significativo, al haber sido levantada de nueva planta, pero esta idea de progreso está también en la arquitectura de la ciudad de Caracas.

Actualmente se reconocen en todas ellas los mismos problemas de violencia, diferencia de clases y, en definitiva, de marginalidad en diferentes grados, heredados de los sistemas económicos colonial y postcolonial y su influencia en los gobiernos y economías locales, ya fuera por oposición o por intrusión. Según el estudio Ciudad latinoamericana: teorías, actores y conflictos: “El fenómeno de la marginalidad será señalado como el principal obstáculo para el desarrollo. Por un lado, por evidenciar la incapacidad de los sistemas económicos de la región para incorporar al proceso productivo a aquellos grupos que se desempeñan en áreas de escasa cualificación y productividad (Rosenblüth, 1968). Por otro, por la amenaza política que representaba la avalancha popular sobre las urbes en los diferentes formatos de vivienda precaria (barriadas en Lima, callampas en Santiago de Chile, favelas en Río de Janeiro, villas miseria en Buenos Aires, etc.) (Rios, 1960)”(7). Una idea de desarrollo que no ha dejado rastro de ninguna arquitectura vernácula o de inclusión de otros modelos de vida de los pueblos originarios.

Procesos de hospitalidad, hostilidad y desterritorialización

Los movimientos de esta investigación artística comenzaron en Argentina, Chile, Colombia, Costa Rica, Ecuador y Venezuela hacia Barcelona y Madrid; los motivos van desde la búsqueda de nuevas oportunidades laborales hasta el amor. Pero en todos, la burocracia y limitaciones para poder tener estatus de ciudadano legal y poder vivir y ejercer una actividad productiva remunerada, son semejantes.

En 1995 y 1996 el filosofo francés Jacques Derrida impartió el “Seminario sobre la Hospitalidad” en el Institute Mémoires de l´Édition Contemporaine, cerca de la localidad de Caen, Francia (8). En estas sesiones diferenciaba entre “la ley de la hospitalidad” y las “leyes de hospitalidad”. La primera se refiere a un concepto universal de acogida incondicional del otro en el propio espacio. Las leyes, en plural, por otro lado, hacen referencia a las medidas políticas concretas definidas por la ley y la cultura de una sociedad y el estado. Derrida identifica en ambas una condicionalidad y ambigüedad en la relación de poder entre el que acoge y el que es recibido, reflejando siempre una estructura de dominación y subordinación. El anfitrión siempre percibe al invitado como un ser en tránsito temporal, alguien que llega y en un momento dado se irá. La biopolítica, especialmente las regulaciones migratorias, refleja esta condición de temporalidad e incapacidad en el establecimiento de una relación harmónica con el otro, creando finalmente una situación de hostilidad.

Históricamente, las relaciones entre anfitrión y huésped (invitado o impuesto) se fundamentaron en los diferentes ejemplos de colonialismo en una violencia explicita e implícita. Hoy la hostilidad no es sólo ejercida por el control de los estados y su políticas. Ahora, afecta al ser en su condición de tránsito, no sólo físico, que la globalización y el sistema del capitalista cognitivo propician y perpetúan, y que no deja de ser una suerte de neo-colonización. Berardo Bifo, teórico italiano, reflexiona en su último libro: “El nomadismo cultural se ha convertido en una enfermedad generalizada en la era de la globalización de los mercados laborales y los medios de comunicación. El nomadismo, el proceso de desterritorialización cultural y su subsecuente destierro psicológico, afecta profundamente la percepción del “yo”, causando sufrimiento psicológico a la vez, que de manera simultánea, abre nuevas perspectivas de imaginación e identificación”(9). El reto está ahí: en nuestra capacidad de re-imaginarnos y construir nuevas formas de relación con el otro y por tanto, nuevos modos de vida.

La deriva como resistencia

Milica Milićević y Milan Bosnic proponen a Patricio, Francisco, Andrea, Roy, Dayana y Aymara mostrarnos sus caminos, sus movimientos. Nos hablan de conceptos de adaptación y traslación, pero también trazamos junto a ellos un recorrido por los lugares del afecto que constituyen al ser. Los seis protagonistas elaboran una cartografía del deseo (10), de las micropolíticas que se unen en una mezcla entre compromiso, resistencia, refugio, evasión, ocio y/o trabajo, y que son reflejo de las características y de los diferentes modos de vida de cada uno de ellos. En la identificación de su potencia de resistencia está el primer paso para la creación de “nuevas perspectivas de imaginación e identificación” que Bifo propone.

Para ello, diSTRUKTURA adopta las estrategias situacionistas de la deriva y los mapas psicogeográficos. Entre las experiencias desarrolladas por la Primera Internacional Situacionista entre 1957 y 1972  (11) los situacionistas propusieron procesos de de-contextualización y re-contextualización de la trama urbana a través de situaciones discontinuas y experiencias subjetivas en la ciudad. Así, en los mapas psicogeográficos, como la Guide psycogéographique de Paris. Discours sur les passions de l‟amour y The naked city realizados por Guy Debord en 1957, se reconstruye el plano de la ciudad en zonas autónomas vinculadas por flechas o vectores de deseos. Este diagrama plasma las derivas realizadas en cada ocasión: un ejercicio libre de deambular sin rumbo y sin propósito productivo en la ciudad. Esta acción buscaba huir de los tránsitos impuestos por el modelo burgués de vida y su estructura político-económica capitalista, y que mediatizaba la autonomía crítica del individuo (12).

En los mapas de WE from in betWEen caminaríamos desde el Parque del Oeste en Madrid a las playas situadas al este de la ciudad de Barcelona. Los relatos, descripciones, fotografías, los dibujos y los frottages de las superficies de la ciudad documentan de forma cualitativa las posibilidades de escape, las tentativas de adaptación y los modos de supervivencia en el capitalismo cognitivo global, ya sea desde la absorción del modelo hasta su oposición frontal. Y lo hacen de un modo que acentúa la materialidad de la práctica en los trazos dibujados por los artistas y las imágenes capturadas en sus paseos. Junto a las palabras de los emigrantes se construye un paisaje que no es racional, sino que remite a la memoria y experiencia afectiva. Un collage que, como la novela Rayuela (13) de Julio Cortazar, se podría dividir en capítulos para ser leídos de dos formas diferentes: en un orden tradicional –a los que el escritor argentino llamó “From the other side” [Del lado de allá]– y en la propuesta de una lectura a la deriva, saltando de un fragmento a otro –a los que llamó “From diverse sides” [De otros lados].

Pensamiento para la acción

Un signo distintivo que se repite en todas las historias de WE from in betWEen, es la alusión a la diferencia de formas de hablar. Si bien la lengua común para todos es el español, cada uno de ellos cuenta su experiencia de diferenciación por el acento y el uso de palabras y expresiones que no son habituales en la península ibérica. Este “habla” se define como el “sistema lingüístico de una comarca, localidad o colectividad, con rasgos propios dentro de otro sistema más extenso” y también como el “acto individual del ejercicio del lenguaje, producido al elegir determinados signos, entre los que ofrece la lengua, mediante su realización oral o escrita”(14). Se construye, por tanto, en la diferencia.

Pancho es el apodo cariñoso que en América se da al nombre de Francisco. Es el nombre del comisario e investigador chileno entrevistado en Madrid. En su video señala como “pancho” también es usado como denominación despectiva para los sudamericanos. Este hecho, y otros rasgos de su piel, de su acento, de su identidad sexual, le hacen pronunciarse desde un lugar en la marginalidad. En este sentido, Francisco nos remite a un texto teórico, How to live together? (15) de Roland Barthes, en el que se analiza el concepto de “comunidad idiorrítmica”. En el texto se define “idiorritmia” como marginalidad, y es en ella donde puede acontecer un nuevo tipo de vida en común. Barthes propone pensar en una comunidad que habita afectivamente los espacios, afectividad basada en lo singular, lo subjetivo, en el matiz o en los diferentes grados. Una oposición por tanto a cualquier estructura de poder. Y es en este concepto donde se podría abrir una posibilidad a la acción para un nuevo modo de vida juntos: Una unión activa en la inclusión de todas las diferencias.

(1) Michael Hardt, Antonio Negri, Empire, Harvard University Press, Cambridge, Massachussets,
2000.
(2) The World Economic Forum’s 2016/17 Global Competitiveness Report. https://www.weforum.org/reports/the-global-competitiveness-report-2016-2017-1 (último acceso 21/08/2018).
83) Mirjana Bobić, Milica Vesković Anđelković, Vlasta Kokotović Kanazir, STUDY ON EXTERNAL AND INTERNAL MIGRATION OF SERBIA’S CITIZENS With Particular Focus On Youth, International Organization for Migration, Belgrade, 2016. https://serbia.iom.int/sites/default/files/publications/documents/Study%20on%20external%20and%20internal%20migration%20of%20Serbia%27s%20citizens%20with%20particular%20focus%20on%20Youth.pdf (último acceso 21/08/2018).
(4) Wikipedia: https://en.wikipedia.org/wiki/Graz (último acceso 21/08/2018).
(5) Ayuntamiento de Madrid: https://www.madrid.es/portales/munimadrid/es/Inicio/El-Ayuntamiento/Estadistica/Areas-de-informacion-estadistica/Demografia-y-poblacion/Poblacion-extranjera/Poblacion-extranjera-en-la-ciudad-de-Madrid/?vgnextfmt=default&vgnextoid=c289d54944580510VgnVCM2000000c205a0aRCRD&vgnextchannel=9ce23636b44b4210VgnVCM2000000c205a0aRCRD (último acceso 21/08/2018).
(6) Ayuntamiento de Barcelona: http://www.bcn.cat/estadistica/castella/dades/index.htm (último acceso 21/08/2018).
(7) Jajamovich, Guillermo & Cortés, Alexis & Arango Lopez, Diego, “Ciudad latinoamericana: teorías, actores y conflictos”, URBANA: Revista Eletrônica do Centro Interdisciplinar de Estudos sobre a Cidade. 8. 1. 10.20396/urbana.v8i3.8647507. 2016.
https://www.researchgate.net/publication/314648652_Ciudad_latinoamericana_teorias_actores_y_conflictos (último acceso 21/08/2018).
(8) Jacques Derrida, Anne Dufourmantelle, Anne Dufourmantelle invite Jacques Derrida à repondre De l´hospitalité, Calmann-Lévy, Paris, 1997.
(9) Franco Bifo Berardo, And: Phenomenology of the End, Semiotext(e) / Foreign Agents, Los Angeles, 2015.
(10) Suely Rolnik, Felix Guattari, Micropolítica. Cartografias del deseo, Traficantes de sueños, Madrid, 2006.
(11) Guy Debord, “Théorie de la Dérive”, Les Levres Nues nº9, Anvers, 1956; Guy Debord, La societé du spectacle, Buchet, Paris, 1967.
(12) Libero Andreotti, Xavier Costa, Libero Andreotti, Giorgio Agamben, Mirella Bandini, Constant, Jean-Clarence Lambert, Thomas Y. Levin, Thomas McDonough, Situacionistas. Arte, Política, Urbanismo
MACBA / Actar, Barcelona, 1996.
(13) Julio Cortazar, Rayuela, Editorial Sudamericana, Buenos Aires,1963.
(14) Diccionario de la Real Academia de la Lengua Española, versión online: http://dle.rae.es/srv/fetch?id=JvnVDMt (último acceso 20/08/2018)
(15) Roland Barthes, Comment vivre ensemble. Simulations romanesques de quelques espaces quotidiens, Éditions du Seuil, Paris, 2002.