Carlos Amorales / Programa “Aplicación de las diferentes Teorías de Flujo”

Proyectos Curatoriales / Curatorial Projects
03/2016 / Galería Barro, Buenos Aires, Argentina.

Programa “Aplicación de las diferentes Teorías de Flujo”

En los años cuarenta estudios de comunicación determinaron que eran las relaciones interpersonales y las opiniones ejercidas por los líderes de opinión, los dos factores que más influían en uno toma de decisión. Se llamó teoría de flujos de la información.

En 1975 el científico Csikszentmihalyi, especialista en sistemas y reglas de juegos aplicadas a estudios sobre la creatividad, establece una nueva teoría de flujos dedicada esta vez a los comportamientos ante la realización de cualquier tarea y la creación de condiciones óptimas para su desarrollo (para su fluidez). En sus propias palabras consiste: “Estar totalmente absorto por la actividad que se realiza. El ego desaparece. El tiempo vuela. Cada acción, movimiento y pensamiento sigue inevitablemente al anterior, como si se tocase jazz. Todo tu ser está implicado, y estás utilizando tus habilidades al máximo”. Esta capacidad sería fundamental en el desarrollo de cualquier proceso creativo, en el que además de la labor individual en busca de la novedad se une la comunidad que lo recibe y lo avala.

Si uniéramos estas dos teorías con el objetivo de crear una corriente de flujo de interés existirían varias palabras claves: desafío, liderazgo, implicación, comunidad.

El artista mexicano Carlos Amorales fue primer invitado del programa Aplicación de las diferentes Teorías de Flujos ideado por la curadora Marta Ramos–Yzquierdo. El programa responde al objetivo de Barro de promover el debate local e internacional sobre problemáticas del mundo del arte contemporáneo dentro de la escena argentina.

La convocatoria reunió durante una semana a curadores, investigadores, cineastas, gestores y artistas, tanto de la galería como de otros ámbitos, quienes en diferentes encuentros debatieron junto a Carlos Amorales sobre la situación del artista como profesional y sus implicaciones sociales, económicas y políticas. Agradecemos a Fundación Proa, Usina del Arte y Estudio Nicola Costantino, que nos recibieron haciendo así posible el desarrollo de los encuentros.